¿Cómo lograr la continuidad del negocio tras la crisis por COVID-19?

Fernando del Angel

repentino brote de la pandemia derivada por el virus del Covid-19 trajo consigo una aceleración en la transformación digital que llevaba años en desarrollo. Gracias a las medidas de prevención, la población en México y en el resto del mundo, se vio obligada a cumplir con el aislamiento, por lo que miles de establecimientos tuvieron que evolucionar hacia el e-commerce, una de las industrias que presentó un mayor crecimiento durante el año pasado, pues IDC asegura que su crecimiento en el país fue de un 60% durante el 2020.

Así, de un momento a otro, los bancos y otras instituciones financieras se encontraban moviendo sus transacciones de las sucursales físicas a la banca en línea. De acuerdo con información de la Asociación de Bancos de México (ABM), para septiembre del 2020, había 47 millones de contratos ligados a un teléfono celular, lo que representó un incremento de 113% respecto a diciembre del 2018; por otro lado, las operaciones financieras a través de un celular incrementaron de 64 millones en 2019, a 99 millones.

Y de esta misma forma, las empresas e instituciones se vieron obligadas a laborar desde casa. Previo a la pandemia en México tan solo el 34% de trabajadores lo hacía de manera remota, durante la etapa del confinamiento, el número de mexicanos en esquemas home office aumentó al 68%, incrementando también la demanda de los espacios de trabajo inteligentes. El mundo no paró, tan solo se transformó y se movió hacia lo digital, por lo que la continuidad del negocio se volvió más importante que nunca.

Todos vimos el mundo cambiar frente a nuestros ojos, y comenzamos a ver esta transición como algo normal, pero ¿alguna vez se ha preguntado qué sucedería si estas actividades se detuvieran? Un hecho es que esto sería posible si de pronto ocurriera un fallo en la infraestructura tecnológica que hace posible esta nueva realidad digitalizada.

Protección de infraestructura crítica

“Principalmente, las infraestructuras de TI se enfrentan a amenazas relacionadas a la carencia de procesos, herramientas y personal capacitado que permita mantener la disponibilidad de la infraestructura óptima para la operación del negocio. En NTT Ltd, observamos que otra amenaza es la obsolescencia tecnológica en las infraestructuras, la cual pone en riesgo la estabilidad del funcionamiento propio de los dispositivos, así como posibles vulnerabilidades en la seguridad”, comenta Carlos Mondragón, Country Manager de NTT Ltd. México. “Por ello, la empresa ofrece diferentes assessment que permiten identificar las mejoras y recomendaciones en la infraestructura alineados a las estrategias y planes de transformación de cada cliente, esto mediante ingeniería especializada en diferentes tecnologías de innovación”.

Si lo analizamos detenidamente, prácticamente todas las instituciones que se han sumado a la era digital son vulnerables a una de estas incidencias, pues un fallo implicaría la incapacidad de atender transacciones comerciales con sus clientes en punto de venta, interrupción de actividades en líneas de producción, impacto en el funcionamiento de aplicativos y software dedicado a la operación de negocio, desperdicio de tiempo en sus recursos valiosos, desenfocándolos de actividades importantes para atender actividades rutinarias y operativas o la falta de capacidad técnica para resolver algún evento en el menor tiempo posible.

Y si hablamos de cuestiones económicas, el costo de tener alguna incidencia o falla en las infraestructuras críticas puede ser muy alta tomando en cuenta el impacto al negocio que puede provocar la interrupción del servicio, más todos los costos que implican el restablecer la operación adquiriendo equipo nuevo, contar con alguna solución temporal o contar con el personal técnico capacitado que tenga la posibilidad de instalar, configurar y habilitar alguna alternativa técnica.

Más vale prevenir

Todos estos costos pueden ser ahorrados adquiriendo un servicio que garantice la atención y solución de la incidencia o falla por tan sólo una fracción del costo que representaría esta inversión. Empresas de tecnología ofrecen servicios de soporte orientados a la prevención de incidentes o fallas por medio de la habilitación de sistemas de monitoreo, respaldo de configuraciones de equipos, sesiones de mantenimiento preventivo y ejecución de servicios para realizar altas, bajas, cambios y modificaciones en configuraciones y entrega de reportes enfocados a mejora continua.

Estas opciones de soporte de nivel mundial para la infraestructura de tecnologías de la información, redes, seguridad, colaboración y telefonía mejoran el tiempo de actividad y permiten a las organizaciones equilibrar mejor el costo de soporte de su infraestructura con un mínimo de tiempo de inactividad, simplificando la gestión de sus proveedores mediante la integración de los procesos de ITSM (Gestión de servicios de tecnologías de la información, por sus siglas en inglés) en todas las tecnologías y proveedores.

“Definitivamente, la pandemia ocasionada por COVID-19 representa hoy en día un verdadero reto para que las organizaciones cuenten con un plan de continuidad de negocio, pues es necesario proteger al personal, ofrecer soporte a usuarios de manera remota y contar con personal técnico disponible en cualquier momento que se necesite. Contar con servicios como Uptime Support Services y Uptime Proactive Support atienden esta necesidad, contando con mecanismos de atención garantizada, atención de incidentes, fallas que son atendidas vía remota o en sitio y cambios en la infraestructura según sea requerido, además de ofrecer componentes de servicios podemos encargarnos de administrar la operación de su infraestructura tecnológica (permitiendo moverse de un servicio Uptime a un MS) camino a la misma transformación digital, modelo operativo y propuestas en modelos OPEX”, concluye Mondragón.

Los Planes de Servicio Uptime se basan en los activos, proporcionando la flexibilidad necesaria para ofrecer el nivel adecuado de apoyo por dispositivo y ubicación, identificando proactivamente los problemas para reducir el número de incidentes y mejorar el tiempo de reparación y dando acceso las 24 horas del día a ingeniería especializada en múltiples tecnologías, mejorando la eficiencia operativa y simplificando la administración de la misma. Libere sus recursos técnicos del mantenimiento rutinario y automatice los procesos estándar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: